Beneficios de la intervención con ozonoterapia en pacientes con pie diabético neuroinfeccioso

INTRODUCCIÓN

El ozono (O3) es una pluralidad alotrópica del oxígeno, cuya existencia fue registrada en l mil setecientos ochenta y cinco por el químico holandés Mak Van Marumom sobre la base de su fragancia propio, mas no fue hasta mil ochocientos cuarenta en que el químico alemán C. F. Schünbein lo sintetiza y también identifica por primera vez. Este gas se consigue desde el oxígeno puro a través de una descarga eléctrica silente y se alcanzan concentraciones entre 0,05-cinco por ciento por volumen con un tiempo de vida media de cuarenta y cinco min a veinte °C. Tiene un poder oxigenante mayor que el dioxígeno (O2) y reacciona con los compuestos orgánicos de forma mucho pero selectiva.1

La ozonoterapia sistémica se aplica experimentalmente en humanos desde hace más de cuarenta años y una pluralidad de enfermedades, no relacionadas entre sí, se tratan con O3 con buenos resultados mas con desconocimiento de los mecanismos de acción y sin la conducción de ensayos clínicos de forma controlada.2-cinco

En Cuba, en el Laboratorio de Ozono del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), desde mil novecientos setenta y cuatro se empezaron a efectuar investigaciones esenciales para la utilización del O3 en el campo de la química y fueron el basamento científico para la aplicación de la ozonoterapia en el país. De este modo, en el mes de noviembre de mil novecientos ochenta y seis, se crea la primera sala experimental de revitalizacion con ozono en el Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular (INACV), en cooperación con el Laboratorio de Ozono del CNIC, el día de hoy Centro de Investigaciones del Ozono. Todo ello dejó el tratamiento de múltiples enfermedades de relevancia social con un enfoque clínico-investigativo muy de manera estrecha ligado a los trabajos experimentales de laboratorio, con resultados muy satisfactorios.6,7

El efecto desinfectante y fungicida del O3 se conoce desde principios de siglo veinte, propiedad que lo hace útil en el tratamiento local de heridas o bien lesiones inficionadas, en dermatosis, en eccemas purulentos, úlceras, entre otras muchas.8,9 Además de esto, se usa en el tratamiento de las hepatitis virales crónicas.10

Los resultados de estudios preclínicos, con dosis recomendadas en distintas investigaciones, prueban que el O3 no tiene efecto genotóxico, ni toxicológico normalmente. Además de esto, no se han informado reacciones desfavorables, con lo que no ofrece peligro para la seguridad del paciente. Hoy día se reconoce que un agobio oxidativo moderado induce una defensa antioxidante enzimática, lo que deja indicar al precondicionamiento oxidativo como mecanismo capaz de explicar las acciones farmacológicas del O3 en aquellas enfermedades mediadas por especies reactivas del oxígeno.11-catorce

La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad que está asociada a factores genéticos y también inmunológicos, mas además de esto, se ha observado a nivel experimental la incidencia de las especies reactivas del oxígeno en la destrucción de las células b pancreáticas y en las dificultades micro- y macrovasculares. En las etapas finales del proceso diabético puede generarse una afectación extensa de casi todos los sistemas orgánicos, que se caracteriza por: 1) una microangiopatía con engrosamiento de la membrana basal de los pilíferos sanguíneos, dos) una microangiopatía con ateroesclerosis acelerada, tres) una neuropatía que afecta los sistemas inquietos periféricos y vegetativo, y cuatro) una perturbación neuromuscular con atrofia muscular importante; con lo que la DM es una de las causas más usuales de enfermedad de los nervios periféricos y el O3 por sus esenciales propiedades, es útil particularmente en esta entidad nosológica.

Por otra parte, el O3 es un modulador de la contestación biológica, por eso en pacientes sometidos a tratamiento con este compuesto, se aprecia una tendencia cara la normalización en las concentraciones de glucosa y otros metabolitos sanguíneos.15-diecisiete

Por todo lo ya antes expuesto y por la relevancia del tema, es propósito de esta investigación, valorar las ventajas de la intervención con O3 en pacientes diabéticos tipo dos que sufren pie diabético neuroinfeccioso.

Image result for ozono

MÉTODOS

Se efectuó una investigación experimental de intervención en una muestra de ciento cincuenta pacientes diabéticos de tipo dos con el criterio diagnóstico de pie diabético neuroinfeccioso, sin distinción de sexos y mayores de cuarenta años, ingresados en el Servicio de Angiopatía Diabética del Instituto Nacional de Angiología y Cirugía Vascular. A todos y cada uno de los pacientes se les solicitó su permiso informado y se respetó la identidad de cada caso. Este estudio fue aprobado por el Consejo Científico y el Comité de Moral del instituto.

Los pacientes fueron distribuidos en uno de los 3 conjuntos siguientes:

Conjunto I (n= cincuenta): pacientes que recibieron ozonoterapia por veintiuno días. El O3 se aplicó de forma local a través de bolsas plásticas (concentración de cuarenta-cincuenta mgL-1 de un volumen de O3 en dependencia del tamaño del pie) hasta su llenado y sistémicamente a través de la insuflación rectal
(ciento cincuenta mL a una concentración de treinta-cuarenta mgL-1).

Conjunto II (n= cincuenta): pacientes que recibieron antibioticoterapia oral (ciprofloxacina doscientos cincuenta mg, cefalexina quinientos mg y cotrimoxasol 480 mg) y sistémica (ceftriazona 1g, metronidazol 0,5 por ciento , cefotaxima 1g, meropenem 1g, ciprofloxacino bulbo doscientos mg).

Conjunto III (n= cincuenta): pacientes que recibieron ozonoterapia por veintiuno días y antibioticoterapia en todas y cada una de las variaciones expuestas en los conjuntos I y II.

Para valorar las ventajas de la ozonoterapia se tuvieron presente los próximos criterios:

1. Criterios clínicos tomados como convenientes o bien desfavorables. Los criterios convenientes incluyeron los próximos aspectos:

Mejora del estado de la lesión diagnosticada;

no hubo necesidad de efectuar un injerto de piel;

se apreció que al final del estudio las lesiones fueron más pequeñas que cuando se observaron en estado aséptico, con bordes de epitelización y buen tejido de granulación; o bien

se apreció que al final de la investigación, las lesiones estaban totalmente cicatrizadas, y

no hubo realización de amputaciones mayores de miembros inferiores.
dos. Tiempo de estancia hospitalaria: promedio de días de hospitalización de los pacientes.

tres. Reacciones desfavorables presentadas: las manifestaciones clínicas propias de reacciones secundarias se valoraron por el médico y se anotaron en la planilla de recolección de datos.

Se establecieron como criterios de exclusión: pacientes que presentasen estado séptico severo, hepatopatía, nefropatía, hipersensibilidad al O3 o bien a los antibióticos y mujeres en estado de gestación.

Para el análisis estadístico se conformó una base de datos con toda la información lograda. Se elaboraron tablas de contingencias con las variables cualitativas, expresadas como frecuencias y para los análisis del grado de relación existente entre estas se empleó el estadígrafo ji-cuadrada (c2).Todos los datos fueron procesados por medio de los programas Microsoft Excel sobre Windows dos mil tres y Statistical Package of Social Sciences en su versión quince (SPSS-quince). En todos y cada uno de los casos se calcularon los intervalos de confianzas (IC) para proporciones de muestras independientes con un nivel de significación de a= 0,05.

RESULTADOS

La evaluación de los pacientes conforme el género de tratamiento fue conveniente en más de setenta y cinco por ciento (tabla 1). Se halló un elevado porcentaje de pacientes curados en todos y cada uno de ellos de los conjuntos estudiados, con mayor relevancia (ochenta y cuatro por ciento ) en el conjunto III, donde se combinaron las 2 terapéuticas. En este conjunto no hubo diferencias significativas (c2= veintiuno,36; p= 0,71; IC: 0,65-0,82) en comparación con conjunto donde se usó el O3 solo.

El veintitres por ciento (n= treinta y seis) de los pacientes, no consiguieron acabar el estudio, ya fuera por extensión o bien progresión de la lesión o bien por el hecho de que precisaron otro géneros de tratamientos que no tenían relación con los empleadas en este estudio. Las frecuencias de progresión o bien extensión de la lesión se observaron en cantidades afines en los 3 conjuntos y superiores a las que caracterizaron a los que requirieron otro género de tratamiento (tabla dos).

La frecuencia de amputación fue baja puesto que no superó el nueve por ciento en la muestra en investigación. Al examinar dicha variable separadamente en los 3 conjuntos de tratamiento empleados, se verificó que entre los pacientes que recibieron O3, solo el seis por ciento requirió de amputación, valor que no tuvo diferencias significativas en comparación con conseguido de los que recibieron la terapia combinada, quienes experimentaron la menor frecuencia de amputaciones (c2= veinte,41; p= 0,77; IC: 0,52-0,84) (tabla tres).

El comportamiento del tiempo promedio de hospitalización en los diferentes conjuntos fue el siguiente: los pacientes que recibieron únicamente antibióticos continuaron hospitalizados como promedio treinta y cuatro con cincuenta y seis días, seguido de aquellos a los que se les proveyó únicamente O3 (treinta y 2 con treinta y dos días) y del conjunto donde se combinaron las 2 terapéuticas (diecinueve con seis días), resultados que señalaron la eficacia que se consiguió al aplicar el tratamiento combinado en pacientes con diabéticos tipo dos que sufren pie diabético neuroinfeccioso.

No hubo diferencias significativas en la estancia hospitalaria entre los conjuntos que recibieron las terapias solas separadamente (c2= quince,36; p= 0,73; IC: 0,78-0,89), más marcada la diferencia con respecto a los que se les proveyeron los dos esquemas de tratamiento (c2= 33,15; p= 0,72, IC: 0,60-0,87).

label,

About the author